San Pedro Sula

Mientras que la Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) monitorea un fenómeno al suroeste del Mar Caribe Con un 60% de probabilidad de formación, las comunidades del Valle de Sula se mantienen en alerta debido a las persistentes lluvias que han provocado inundaciones urbanas en varios barrios y colonias, y han dejado una persona muerta.

Según un informe de Bomberos, una persona murió luego de ser arrastrada en su vehículo por el río Jalegua en la vereda Laguna de la Capa, en Yoro, Yoro. El cuerpo de la víctima fue rescatado sin vida por socorristas.

Incluso entrada la noche, los bomberos continuaron la búsqueda de una segunda persona que viajaba en el coche. Por otro lado, un recorrido reciente en el municipio de La Lima mostró importantes fugas de agua en barrios como Canaán, afectando pasajes y viviendas, obligando a numerosas familias a refugiarse. Algunas personas se resisten a abandonar sus hogares por miedo a perder sus pertenencias.

3 claves para impactar

  • > – Se espera que las lluvias continúen este miércoles en Cortés, Islas de la Bahía, Yoro, Atlántida y parte de Colón. Se realizaron entregas de alimentos a familias afectadas en Gracias a Dios, donde además de inundaciones en viviendas, los niveles de los ríos dañaron cultivos en unas nueve comunidades aledañas a sus cuencas.
  • > En Puerto Cortés hay alrededor de 470 personas albergadas y alrededor de 15 colonias, barrios y aldeas afectadas por las lluvias, incluido el centro de la ciudad. En Omoa también se reportaron daños importantes en unas 40 zonas. Entre ambos municipios las lluvias azotaron significativamente e inundaron viviendas.
  • > Representantes de ex bananeras de El Progreso solicitaron, a través de una carta al Gobierno, la reparación de una barrera que conduce de Monterrey a Urraco y que afecta a 5.000 familias, de Monterrey, El Paraíso, Palos Blancos, Voluntades Unidas, Urraco Pueblo y Grupo Juntas de Reconstrucción de Campeños Unidos.

La deteriorada infraestructura de drenaje, junto con los diques en mal estado, han facilitado el avance del agua.

En la zona baja del municipio, localidades como Montevideo y Paraíso continúan enfrentando las lluvias, aunque muchos habitantes han regresado a sus hogares con la esperanza de un futuro más favorable. Aunque el comercio sigue activo en el casco urbano, la población acude periódicamente a los ríos para comprobar los niveles.

« Vamos a tener que tomar decisiones fuertes y evitar que la gente arriesgue su vida. «

José Delmis Cardona, coordinador Codem de La Lima

José Delmis Cardona, coordinador del Comité Municipal de Emergencia (Codem), expresó su constante vigilancia ante la situación y su dependencia de las notificaciones de expertos climáticos para tomar decisiones futuras. “Aún tenemos hasta el final de esta semana para tomar otras decisiones, todo dependerá de cómo se comporte este fenómeno”, afirmó.

En La Lima, de los siete albergues disponibles, uno está ocupado con 30 familias de refugiados. Las autoridades locales solicitarán apoyo adicional de Gobierno central debido a la abrumadora demanda humanitaria, que la alcaldía ya no puede cubrir.

« Seguimos sosteniendo que no habrá huracán de ninguna categoría, pero sí habrá más lluvias. «

Alberto López, meteorólogo de Copeco SPS

Cardona señaló que ya se han identificado empresas a través del Fondo Hondureño de Inversión Social (Fis) y el Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT) para trabajar en la reparación de tramos una vez que cese la lluvia.

En la zona se han reportado pérdidas de cultivos, saturación de agua y resistencia de la población a evacuar debido a sus condiciones de vida.

Mismas condiciones

En San Manuel Cortés, otro municipio cercano, barrios como Pineda I, Pineda II, Democracia y 15 de Septiembre sufren importantes daños desde hace casi dos semanas debido a las lluvias. Muchas casas permanecen deshabitadas, mientras que algunos propietarios han buscado refugio en refugios, iglesias y casas de familiares. Por otro lado, algunos han ido llegando poco a poco, equipados con escobas y fregonas, con la esperanza de devolver la limpieza a sus hogares y recuperar la ilusión de encontrarlo todo en buen estado.

Personas como Aracely Benítez han perdido la esperanza y permanecen en un albergue desde que el agua les llegó hasta las rodillas. “No quiero volver todavía, ni imaginarme cómo es mi casita ahorita, esto es triste”, dijo con cara de arrepentimiento.

Israel Castro, líder comunitario de la zona, indicó que las lluvias han afectado a unas 1.000 familias y 11 colonias en todo el municipio.

Hasta ayer, 57 familias permanecían albergadas, recibiendo alimentos para sobrevivir durante las lluvias. “La gente en los albergues todavía no se atreve a salir”, precisó el coordinador del Códem.

Incertidumbre

El meteorólogo y pronosticador de turno en el Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) en San Pedro Sula, Alberto López, destacó que el territorio hondureño continúa bajo la influencia de una cuña de alta presión, generando fuertes afectaciones en el valle. Según el radar meteorológico, citado por el especialista, se proyecta que persistan las inundaciones urbanas en barrios y colonias debido a las lluvias, las cuales se espera que se extiendan hasta el próximo viernes o sábado.

López advirtió que no se descarta la posibilidad de que algunos pequeños ríos o arroyos se desborden en zonas altas. Esta semana se esperan más lluvias en las zonas bajas de San Pedro Sula, Omoa, Puerto Cortés, Villanueva, La Lima, Choloma, San Manuel y en menor medida en Potrerillos.

Saber

  • > 7 departamentos permanecen en alerta amarilla, así como los municipios de El Progreso, Santa Rita y El Negrito, pertenecientes a Yoro.
  • > Esta semana se esperan 4 días más de lluvias, según previsiones de Copeco. El clima inestable continuaría la próxima semana.

Según las previsiones de Cenarla próxima semana podría traer consigo nuevas afectaciones, manifestadas en lluvias asociadas a un nuevo frente frío, el tercero en las últimas semanas y que impactaría principalmente las zonas occidental y norte.

La intermitencia de las lluvias y la presencia de precipitaciones en escala no muy extensa han permitido que los niveles de la Ríos Ulúa y Chamelecón muestran una tendencia a la baja, según las últimas lecturas. Sin embargo, varios arroyos y ríos internos de Santa Bárbara mantienen caudales elevados, lo que ha provocado que casi 60 comunidades queden cortadas de comunicación.

Él Brigada de bomberos de la zona informaron que, para que el Valle de Sula para volver a vivir el embate de las lluvias provenientes del oeste, sería necesario que lloviera intensa y constantemente durante al menos dos días más.