Para evitar una situación similar a la ocurrida en el Tercer Batallón de las Fuerzas Armadas, ubicado en Naco, Cortés, donde intercambiaban harina por cocaína, el Ministerio Público realizó análisis químicos a 2 mil 787 kilos de cocaína incautados recientemente.

Personal del Laboratorio Químico Toxicológico de Medicina Forense en coordinación con la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (Fescco) a las casi tres toneladas de cocaína incautadas en alta mar el pasado 9 de mayo, cerca de las costas de La Mosquitia, Honduras.

Los resultados de la prueba dieron positivo para clorhidrato de cocaínaalcaloide tropano en forma de polvosegún el Ministerio Público.

El cargamento de droga fue interceptado cuando era transportado en una lancha rápida, en el sector conocido como Thunder Knoll, en una zona de arrecifes, en aguas territoriales hondureñas.

La cocaína iba a México.

Según la investigación de Fescco, el droga fue transferido de Colombia y llegaría hasta Islas de la Bahía, para luego seguir la ruta a México.

El cargamento será incinerado en los próximos días, tras orden del Juzgado con Competencia Nacional en Materia de Crimen Organizado y Corrupción.

Recientemente se constató que, en la unidad militar ubicada en Naco, 144 kilos de cocaína fueron suplantados por paquetes de harina. La droga estuvo almacenada en ese batallón durante cinco años, por razones que nadie ha podido explicar todavía.