La amistad, dice Bandy, era tan estrecha que “Tony” vino al rancho Magdaleno en Santa Bárbara. “Le pregunté a Magdaleno: ‘¿Quién viene?’, ‘Un amigo de campaña’, respondió, sin revelar su nombre. Entonces llegó un helicóptero. Pensé que tenía algo que ver con las mujeres. -Tony Hernández- se bajó con un sombrero blanco.