Las autoridades antidrogas de Guatemala incautaron al menos 605 kilos de cocaína, distribuidos en 630 paquetes, que eran transportados en contenedores de chatarra desde Costa Rica, según informaron este lunes las autoridades.

El decomiso se realizó el pasado domingo en un contenedor en Puerto Quetzal, ubicado en la costa del Pacífico guatemalteco, informó hoy a Efe una fuente del Ministerio de Gobernación (Interior).

El Ministro del Interior, Francisco Jiménez, explicó que la cocaína estaba escondida en un cilindro metálico dentro de la chatarra que transportaba el contenedor desde Costa Rica.

Según las autoridades, este alijo de 605 kilos de cocaína ya fue trasladado a los depósitos de la Policía en la capital guatemalteca para su resguardo y posterior destrucción.

Aún esperan que las autoridades, incluidos fiscales antinarcóticos del Ministerio Público, registren otros dos contenedores con chatarra, también provenientes de Costa Rica.

Jiménez, quien fue designado por el nuevo presidente, Bernardo Arévalo de León, aseguró que la incautación de esta droga representa “un golpe” a las organizaciones narcotraficantes que operan en la región.

Este decomiso se suma a otros 525 bultos que también fueron incautados el pasado viernes en el mismo puerto del departamento de Escuintla en otro contenedor.

Por su posición geográfica, el territorio guatemalteco es utilizado como puente por redes narcotraficantes para traficar drogas desde Sudamérica hacia Estados Unidos, que es uno de los principales consumidores.

En lo que va de año, las autoridades ya han detenido a tres narcotraficantes que han sido solicitados en extradición por la justicia estadounidense. EFE