SAN SALVADOR, EL SALVADOR.- El Gimnasio Nacional José Adolfo Pineda de San Salvador, El Salvador, se prepara para albergar la gala final de la 72 edición de Miss Universo, que se llevará a cabo mañana 18 de noviembre a partir de las 8:00 p.m. hora local.

El recinto, construido en la década de 1950, ha sido completamente remodelado para el evento de belleza. Las obras, que comenzaron en agosto de este año, han incluido la renovación de la estructura principal, la instalación de nuevos equipamientos y la adecuación del espacio para la muestra.

El Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) también ha realizado modificaciones en las calles aledañas al gimnasio, con el objetivo de mejorar la accesibilidad para los asistentes.

Además de las obras de remodelación, el gobierno salvadoreño ha reforzado la seguridad en la instalación. Fuerzas policiales y militares han custodiado las instalaciones antes y durante la competición preliminar.

La remodelación comenzó meses antes de que el gimnasio fuera utilizado para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y continuó pocos días antes de la coronación del sucesor del estadounidense R’Bonney Gabriel.

En términos generales, la estructura del Gimnasio Nacional José Adolfo Pineda está compuesta principalmente por pórticos de concreto y vigas metálicas estructurales de acero.

Las más de 80 candidatas al Miss Universo 2023 realizaron sus ensayos previos a la preliminar en otro complejo deportivo cercano al Gimnasio Nacional José Adolfo Pineda. No fue hasta el pasado 15 de noviembre que el Gimnasio Nacional finalmente abrió sus puertas tanto a los concursantes como a la prensa acreditada.

El escenario de Miss Universo 2023

El Gimnasio Nacional Adolfo Pineda, en la ciudad de San Salvador, alberga un escenario ideado por Julio Himede. Este diseñador ha basado su propuesta en las olas marítimas y las emisiones energéticas y eléctricas de los volcanes, dos elementos que contrastan en el paisaje salvadoreño.

El diseño, meticulosamente elaborado por Himede, representa la fusión de dos paisajes opuestos presentes en el territorio salvadoreño: las poderosas olas del mar y la intensidad de la actividad volcánica.