Un total de 20 cuerpos no reclamados en la Morgue del Ministerio Público (MP) fueron enterrados este fin de semana, a pesar de los constantes llamados realizados por distintos medios de comunicación que dan cobertura al origen de la morgue del MP.

El funeral fue en el cementerio Jardín de los Ángeles de la Alcaldía Municipal del Distrito Central, ubicado en el kilómetro 14, carretera al departamento de Olancho, donde fueron enterrados de manera digna y con mucho respeto.

En el sepelio contó con la presencia del sacerdote Humberto Romero, quien con sus oraciones despidió a estos hermanos no reclamados por sus familiares; El sacerdote leyó un pasaje de la Biblia con el que reflexionó que “ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo, vivimos para el Señor y si morimos, por Él morimos; En definitiva, tanto en la vida como en la muerte somos del Señor, por eso Cristo murió y volvió a la vida para ser Señor de los vivos y de los muertos”.

Pidió por todos los hermanos muertos, ya que sus vidas eran importantes “no son materiales de desecho, pertenecían a personas que tenían fe que eran templos del espíritu santo”; Tras sus palabras, procedió a rociar agua bendita sobre los cadáveres, rezando un Padre Nuestro; Además, hizo mención a la Madre Dolorosa, en referencia a la única mujer enterrada ese día de quien no se sabe si fue madre porque fue enterrada como persona desconocida y pidió por el eterno descanso de todos los difuntos.

Cabe mencionar que los reconocimientos cadavéricos se realizaron en diversas zonas de Tegucigalpa y Comayagüela y en la morgue del Hospital Escuela. Además, hubo gente de Danlí, Comayagua, Olancho, Talanga, entre otros puntos; La mayoría eran varones, pero también había fetos recién nacidos y la mencionada señora; cuyo levantamiento cadavérico fue en el departamento de Comayagua, el 20 de marzo del presente año 2024.

Este funeral fue coordinado por la jefa de la sección de Identificación Humana de la Dirección General de Medicina Forense, doctora Eliza Reinoso; Por parte de la AMDC asistió la abogada Linda Guillén, y también contó con la presencia del Dr. Carlos Mejía Dueñas, del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), quien acompañó estos entierros y dio fe de que fueron entierros dignos y con gran respeto. .