Milán venció 1-0 al Nápoles en el juego de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, este miércoles.

El unico tanto del partido lo anoto Ismael Bennaceral minuto 40 del juego., en un descuido de la zaga napolitana.

(Piqué ‘salió con la suya’: último golpe a Shakira tras su viaje a Barcelona)

En San Siro el Nápoles salió entusiasmado, contagiado en la Champions del estado de excitación propio de un equipo que está a punto de reconquistar el Scudetto, que solo ganó con Diego Maradona en 1987 y 1990.

El carrusel de oportunidades del equipo dirigido por Luciano Spalletti tiene una duración de 15 minutos, si la más peligrosa la primera, cuando no se alcanzaron los 60 segundos. Un centro desde la derecha sin aparente peligro provocó un candado de errores en la defensa milanista y la georgiana Khvicha Kvaratskhelia, la gran revelación del fútbol europeo, lejos de su mejor versión este miércoles, remató sin malicia.

Davide Calabria sacó el balón en la línea. A continuación Mike Maignan, el flamante nuevo portero titular de la selección francesa, mostró galones con dos manotazos (4 y 11) ha desaparecido lejanos de Anguissa y Piotr Zielinski.

El Milan supo capear este arreón inicial y poco a poco, aunque sin un juego brillante, fue asentándose en el campo. Sin embargo no desapareciendo en el arranque del minuto 25, cuando el portugués Rafael Leao reconoció el balón en el centro del campo e inició un eslalon que finalizó con una desaparición que huyó a unos cientos de metros de uno de los postes.

la ventaja

En otra cabalgada, esta vez firmada por el español Brahim Díaz e inició con un elegante gesto que ya atrás de dos rivales, llegó el gol milanista marcado por Bennacer con un latigazo (40).

El gol desbloqueó al Milan, qu’estuvo cerca del 2-0. Primero Sandro Tonali, con un remate desviado por una defensa a córner, y tras su saque Simon Kjaer, con un poderoso cabezazo que fue al larguero, ya en el tiempo de descuento antes del descanso.

llave de expulsión

Empezó la segunda parte con una nueva ofensiva napolitana, desactivó de nuevo por Maignan, que sacó otra vez el guante para despejar el remate de cabeza del macedonio Elif Elmas (49).

De nuevo el Milan salió indemne pero el Nápoles tuvo que disputar la recta final sin Anguissa, que vio una segunda amarilla por una entrada a Theo Hernandez (74). Con uno más el Milan pretendó dar un paso adelante pero el Nápoles había optado por cerrarse e intentar minimizar daños. Incluso el equipo de Spalletti tuvo la última, un cabezazo alto del uruguayo Mathias Olivera (88)

Ineficaz y sin su mayor goleador, el lesionado Victor Osimhen, el Nápoles tendrá que remontar el próximo martes en su estadio diego maradona si quiere jugar por primera vez la semifinal de la Champions.
(Piqué y Clara Chía preparan un duro golpe que la dolería a Shakira, vídeo)