María Dolores Escobar, presidenta del Colegio de Pedagogos: “Se acabó la luna de miel con el gobierno”

Desde los 18 años, María Dolores Escobar ha estado en la primera línea de la educación rural y, por sus orígenes, también es una mujer del campo. Desde esa perspectiva, la líder docente aborda la intrincada relación entre los docentes hondureños y los gobiernos, los desafíos del sistema educativo y el momento que marcó su vida como docente.

–¿Existe alguna relación entre su liderazgo y sus orígenes?
Mire mi infancia fue compleja, hija de padres luchadores, la mayor de cuatro hermanos, madre soltera, única maestra en la familia, desde los 18 años he sido maestra y soy líder docente, he Dediqué la mayor parte de mi vida a la docencia. Ciertamente, los pobres sabemos lo que cuesta alcanzar estos niveles profesionales.

–¿Cuánto le costó dirigir esta escuela?
Me lo había propuesto antes, pero mi madre contrajo Alzheimer, luego de la muerte de mi padre, hace 22 años, y me dediqué a cuidarla; Entonces sentí que no era mi momento. Desde que mis hermanos decidieron ayudarme con mi mamá, eso me ayudó a tomar la decisión de asumir este liderazgo y mostrarle a la sociedad que las mujeres tenemos talento.

–¿Cómo ha abordado el machismo a lo largo de su vida profesional?
Traemos el machismo de casa, cuando pensamos que no podemos cuidarnos y que los hombres son imprescindibles en nuestras vidas para destacar. Al mismo tiempo he descubierto que hay mucho espacio de liderazgo para las mujeres, siempre he pensado que el conocimiento es poder, ayuda a las mujeres a empoderarse, lo que no significa dejar de tener homogeneidad de ideas con los hombres.

-¿Te consideras feminista?
El lema de este año dice «nada menos, nada más que feminismo, nada menos que igualdad»; Entonces, igualdad, en los puestos de trabajo, en las condiciones de vida y en la gestión del hogar. No soy de los que piensan que estoy por encima de los hombres o que los hombres están por encima de nosotros. Somos iguales, podemos estar a la par.

–¿Cómo se promueve el machismo en los hogares?
Empezando por por qué no dejamos barrer a nuestros chicos porque ‘acabarán en el otro lado’, como decimos popularmente, o que las chicas no juegan a la pelota porque ya tenemos una palabra definida. Creo que en los hogares debe haber educación abierta en el sentido de posicionamiento de género, cuando digo abierta no significa caer en el desorden social.

Comenzó a enseñar a los 18 años. Aquí, con su madre, Fermelisa del Carmen Salgado y sus hijos, Salvador y Larissa.

–¿Por qué hay tantos niños y adolescentes drogados?
Personalidades diferentes, controversias con sus padres, desigualdades, marginalidad y migración, sobre todo, los niños al cuidado de abuelas y tías, por ejemplo, no cultivan valores con sus padres y es difícil vivir esa soledad y maltrato de los niño.

–¿Profesores indolentes?
Como en todos los sindicatos y círculos sociales.

–¿Son estas guías sexuales más alboroto o los padres deberían preocuparse?
He visto guías de educación sexual encaminadas a que los niños conozcan su cuerpo, quién es como género, no a inducirles a conductas homofóbicas, sino a orientarles. En realidad, ese es un trabajo que los profesores siempre hemos hecho sin guías, enseñando a los niños a diferenciar aquellas ambigüedades que dicta la sociedad y marcando un punto en el que se encuentran aquí.

–Tantos modelos y todavía estamos estancados, ¿cual sería tu ideal?
Es que cada gobierno trae los suyos, copiados de otros países y sólo han servido para fragmentar la educación. Debemos construir nuestro propio modelo de identidad, acorde a nuestra realidad, regionalizar los contenidos y hacer participar en este proceso a los educadores, como actores principales.

–¿Cree en los 200 días de escuela?
Es un parámetro de las autoridades educativas, pero en la práctica damos más de 200 días.

-¿O menos?
No creo que, al menos en mi región, demos más de 200 días y no creo que haya una escuela que dé menos de 200 días.

–No hay marchas, huelgas, todo es luna de miel con este gobierno, ¿No hay nada que reclamar para la profesión docente?
No es eso, hay muchas cosas por las que luchar, es cierto que hemos logrado un aumento salarial sin gases lacrimógenos, porque este gobierno da el espacio para el diálogo, pero hay motivos para salir a la calle y creo que vamos para hacerlo, por supuesto. para que la luna de miel termine en cualquier momento.

-¿Como que?
No concibo, como dirigente, no luchar por mis reformas jubilatorias, muchos compañeros dicen que nos hemos vendido, pero estamos esperando el espacio adecuado para salir a la calle, porque al final todos nos vamos a jubilar. y queremos jubilarnos dignamente; Entonces mi dignidad vale más que cualquier otra cosa.

–¿Cuál es el cuello de botella de esta reforma?
Buscamos la paridad en los años de servicio y el tiempo de jubilación que se redujo en 2011. Ese momento fue desastroso porque desde 1982 logramos una jubilación digna de 50 años de edad y 25 años de servicio, que ahora es inalcanzable. Por eso proponemos reformar la ley de 2011, que establece 59 años de edad y 25 años de servicio, cuando para entonces seremos docentes enfermos. Proponemos 55 años de edad y 25 años de servicio.

–¿Te va bien entonces?
Falta mucho. La ley está en proceso de reforma, la Comisión Nacional de Banca y Seguros está elaborando los parámetros actuariales; Son errores administrativos para ver si es factible porque, si te dejan jubilarte a los 55 años, hay una avalancha de docentes que quieren irse.

–¿Ya no hay 60 sueldos para los jubilados?
Son parte de esta misma reforma. La propuesta es 60 salarios al jubilarse o 400 mil lempiras como prestación, lo que implicaría cien mil cada año, pero nadie puede optar por ambas opciones.

-¿Cuál tomarías?
No lo sé, aún me quedan algunos años para tomar esa decisión.

–¿Cómo fue ese primer día como docente en el aula?
Hermosa, cumplí 18 años en San Pedro de Catacamas, ese es el lugar que guardo en mi corazón, me siento tan honrada por muchos profesionales, ahora que han pasado por mis manos, tengo ganas de llorar.

–¿Siempre quisiste ser profesora?
Mi madre siempre fue una maestra empírica, educó a cientos de personas de mi comunidad con una escritura espectacular, una vocación pura, entonces comencé a sentir que la docencia era mi herencia.

–Antes los profesores eran muy valorados, incluso los padres les transferían autoridad, ¿qué pasó?
Hemos perdido esa influencia en los niños y en la comunidad, el maestro era el líder, el modelo, pero el factor social ha corroído esa confianza y ahora el padre está a la defensiva. Muchos compañeros con problemas de alcohol y directores que creen que las finanzas de las escuelas son suyas.

-¿Esta escuela ofrece buenos beneficios o solo cobra la cuota mensual, como se quejan muchos profesores?
Bueno, la membresía es gratuita, albergamos profesionales de la pedagogía, no somos tan grandes, tenemos alrededor de 10 mil socios activos entre 17 mil socios y tenemos múltiples beneficios, sobre todo la especialización profesional, no pensando solo en la cuota profesional del colega.

–Con tanta migración, ¿Hay más o menos estudiantes?
Hay más estudiantes, sobre todo en las zonas rurales, por eso la demanda desde las escuelas es que el gobierno apruebe al menos seis mil plazas para el espacio laboral de los docentes que no tienen trabajo y atienda esta demanda estudiantil. .

Es originario de Catacamas. Con su padre, José Gilberto Escobar (QEPD) y sus hermanos.

–¿Te gusta más Primaria o Secundaria?
Bueno, en Secundaria soy orientadora y en Primaria siempre he trabajado con los grados superiores, pero en dificultad me gusta trabajar con niños y jóvenes, es mi mayor satisfacción.

–¿El niño pobre aprende tanto como el niño rico, como dicen?
En general sí, pero los pobres llegamos a donde estamos por nuestros propios medios, desafíos emocionales. El conocimiento de los ricos puede llegar más lejos, pero no tienen ganas de seguir superándose porque sienten que su vida ya está arreglada porque tienen dinero, en cambio los pobres deben seguir luchando por superarse.

–Como Olanchana, ¿Quién fue mejor presidente, “Mel” o “Pepe”?
Bueno, mire, en el Poder Ciudadano también recibimos golpe, pero hubo más apertura, el gobierno de “Pepe” fue bárbaro con los docentes, mucha violencia laboral y ministros agresivos.

–¿Qué diferencia al tapado de Olancho de los demás?
El verdadero tapado de Olancho tiene todas las carnes, es un poco más seco, de color un poco rojo. El costeño, por ejemplo, es una sopa fina que no me gusta con unas verduras enrolladas y un trozo de carne.

ELLA ES…
María Dolores Escobar Salgado nació en Catacamas, Olancho, donde estudió hasta graduarse de Maestra de Educación Primaria con estudios universitarios en Pedagogía. Es docente del Colegio Héctor Jiménez y del Instituto Miguel Rafael Madrid de esa misma ciudad y preside el Colegio de Pedagogos de Honduras (COLPEDAGOGOSH).

By David Arredondo

Articulos Similares