El ejército israelí anunció el sábado que liberó a cuatro rehenes en una “operación especial” en un campo de refugiados de Gaza que, según el movimiento islamista palestino Hamás, dejó al menos 210 muertos y cientos de heridos.

Después de ocho meses de guerra, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se enfrenta a una creciente presión internacional por la ofensiva, así como por parte de las familias de los rehenes secuestrados en el ataque de Hamás del 7 de octubre, que desató el conflicto.

En «una difícil operación especial diurna en Nuseirat, cuatro rehenes israelíes fueron liberados» por la mañana, dijo el ejército israelí en un comunicado.

Se trata de una mujer -Noa Argamani, de 26 años- y tres hombres: Almog Meir Jan, de 22; Andréi Kozlov, de 27 años; y Shlomi Ziv, de 41 años. Todos fueron “secuestrados” en el festival de música electrónica Nova, según el ejército.

Todos están «en buenas condiciones médicas», añadió la fuente.

Las fuerzas de seguridad “demostraron que Israel no se rendirá ante el terrorismo”, dijo Netanyahu en un comunicado.

La policía israelí anunció la muerte de Arnon Zmora, uno de sus agentes, herido durante esta operación que, según Hamás, dejó al menos 210 muertos y más de 400 heridos.

El líder del grupo islamista, Ismail Haniyeh, afirmó en un comunicado que la “resistencia continuará”.

El presidente estadounidense, Joe Biden, prometió desde Francia que su país trabajaría hasta que “todos” los rehenes israelíes sean liberados y se alcance un acuerdo para un alto el fuego.

Miles de manifestantes pro palestinos se reunieron este sábado cerca de la Casa Blanca en Washington para protestar contra las políticas de Biden, que califican de demasiado conciliadoras con Israel.

Además, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, anunció que su gobierno suspenderá las exportaciones de carbón a Israel mientras continúe la guerra.

– “Triunfo milagroso” -La guerra estalló el 7 de octubre, tras el ataque de Hamás en el sur de Israel, en el que combatientes islamistas mataron a 1.194 personas, en su mayoría civiles, según un recuento de la AFP basado en datos oficiales israelíes.

En el asalto tomaron 251 rehenes, de los cuales 116 permanecen retenidos en Gaza, incluidos 41 que fueron reportados muertos, según el ejército israelí.

En respuesta, Israel lanzó una ofensiva que ya ha matado al menos a 36.801 personas en Gaza, en su mayoría civiles, según el Ministerio de Salud del territorio, gobernado desde 2007 por Hamás.

El Foro de Familias Rehenes celebró un “triunfo milagroso” tras el anuncio de la liberación de los rehenes en Nuseirat. Por la noche, miles de israelíes salieron a las calles de Tel Aviv, como cada semana, para exigir un acuerdo que permita la liberación de los rehenes que permanecen cautivos.

Antes de anunciar la liberación de los rehenes, el ejército israelí indicó que estaba atacando “infraestructuras terroristas” en el sector de Nuseirat.

Un portavoz del hospital Al Aqsa Martyrs en Deir al Balah, cerca de Nuseirat, anunció la muerte de 15 personas por “intensos bombardeos israelíes”.

Los testigos informaron de intensos combates entre el ejército y las milicias palestinas en los campos de refugiados de Al Bureij y Al Maghazi.

– “Gran explosión” – En el norte, cinco personas murieron y siete resultaron heridas en un bombardeo aéreo nocturno contra una casa en la ciudad de Gaza, dijeron un médico y la Defensa Civil del territorio.

«Oímos una enorme explosión (…) Fuimos al lugar y descubrimos restos humanos de niños, mujeres y ancianos», dijo a la AFP Mohamad Abu Nahl, un habitante de Gaza.

Varios bombardeos de artillería también alcanzaron Rafah, ciudad en el extremo sur fronterizo con Egipto donde el ejército israelí inició operaciones terrestres a principios de mayo.

La prensa israelí había afirmado que se esperaba que Benny Gantz, un miembro clave del gabinete de guerra, anunciara su dimisión este sábado. Sin embargo, canceló su conferencia de prensa poco antes del anuncio de los rehenes.

El 18 de mayo, Gantz lanzó un ultimátum a Netanyahu exigiendo la adopción de un “plan de acción” para la Gaza de posguerra. Según él, sin ese plan se vería “obligado a dimitir del gobierno”.

Netanyahu le instó en la red social X a no abandonar el Gobierno, subrayando que había llegado el momento de “la unidad, no la división”.

Los esfuerzos diplomáticos para lograr una tregua siguen estancados, a pesar de las discusiones de esta semana en Qatar y después de que Biden anunciara una hoja de ruta.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, viajará la próxima semana a Israel, Egipto, Qatar y Jordania para intentar impulsar las conversaciones, anunció Washington.

Según el Wall Street Journal, que cita fuentes cercanas a las negociaciones, Qatar y Egipto amenazaron a los líderes de Hamás con arrestarlos y expulsarlos de Doha, donde residen, si no aceptan una tregua con Israel. AFP