“Hoy se condena a un inocente (…) Esto es un linchamiento”

Nueva York

Ser abogado de profesión le permitió Juan Orlando Hernández defenderse en el “último minuto” de su proceso legal, incluso cuando perdieron su lucha por la libertad.

A las 9:36 de la mañana, Hernández Alvarado, quien fue presidente de Honduras durante dos mandatos de 2014 a 2022, tuvo la oportunidad de entrar en escena y defenderse de las acusaciones de que el Juez Kevin Castel Le arrojó algo, aunque el momento para ello ya no era propicio.

Fue la reciente carta enviada a Castel hace cinco días, y que su familia publicó, la razón por la que pudo alzar la voz por última vez. Quería leerlo entero, pero Castel intervino diciendo que ya lo había leído. En ese documento, Hernández afirmó que fue víctima de un juicio injusto.

“La investigación y el juicio en mi contra está lleno de errores, de injusticias que se han convertido en un linchamiento a través del sistema judicial de Estados Unidos. «Los fiscales y agentes no hicieron la debida diligencia en la investigación para conocer toda la verdad», decía el largo documento de 30 páginas enviado al juez federal al principio. Distrito Sur de Nueva York.

En su último discurso, Hernández aprovechó para pedir permiso para continuar, argumentando que tuvo que hacer algunos comentarios que no quedaron reflejados en el documento. Y así fue que el hombre de la túnica lo dejó continuar de mala gana, midiendo su tiempo y aclarando que dicho momento no era una aparición para defenderse de él, sino su última carta para pedir clemencia.

De mala gana lo escucha

Durante toda la audiencia de sentencia, gracias a las transcripciones de Inner City Press en La víspera de la sentencia, Hernández fue duramente reprendido por el hombre con toda su participación.

“Esta es mi única oportunidad, lo más probable es que esté en prisión de por vida”, dijo en su primera participación, seguida inmediatamente por juez castel Él respondió: “Puedes emitir una declaración desde prisión”.

Tras señalar que Estados Unidos pedía una pena de cadena perpetua más 30 años adicionales, Castel le dijo: “No eres bienvenido a dar un discurso”, a lo que JOH respondió inmediatamente: “Soy inocente”. (Información omitida). “Como presidente del Congreso pedí reunirme con el Departamento de estado de los Estados Unidos decirles que estábamos preparados para la ley de extradición”, dijo.

Fue nuevamente llamado al orden por Castel: “No te corresponde opinar sobre el proceso. No hay ninguna moción ante mí para un nuevo juicio. Si quieres expresar remordimiento, está bien. Pero no se trata de hablar de culpa o de inocencia”, le dijo. Sin embargo, a pesar de los regaños, lo dejó continuar.

“¿Es diferente de lo que dice su carta?”, preguntó el juez, y él reaccionó de inmediato: “Hay algunas cuestiones que no están ahí. ¿Por qué las mantuvo?”, preguntó nuevamente el juez.

“Quiero que sepas… Geovanny Fuentes Ramírez dijo que no me conocía. No lo conozco. En su teléfono no usamos Waze. No conocía a Arnulfo Valle… ¿Esta solicitud de $25 millones? Ni siquiera tenemos $3 millones. Esta es la justicia selectiva. El Ministro de Defensa mexicano fue liberado por el Fiscal General Barr. ¿Las Maras? Sabían que estaban siendo grabados. Los delincuentes escuchan las noticias y luego venden historias a los fiscales. Esto saldrá a la luz y dañará la alianza. La DEA y los presidentes Obama, Donald Trump y Biden me elogiaron a mí y a mi trabajo. ¿Estaban mintiendo? Dijeron: JOH es un hombre de palabra”, dijo en una larga respuesta.

Y continuó: “Hoy es el Día Internacional contra el Narcotráfico, pero los criminales han prevalecido. Mi primer abogado estaba enfermo. Nombró a Stabile, quien dijo que necesitaba más tiempo. Me arrojaron a un río profundo con las manos atadas. Los políticos aquí llamaron a la mía narcodictadura. Pero el SFRC dijo lo contrario”. El juez Castel volvió a interrumpirlo: “Por favor, termine”.

“MLK dijo que una injusticia en cualquier lugar es una injusticia en todas partes. Dante también. Hoy un hombre inocente es condenado. Gracias a mi esposa e hijos. Por favor protégelos. Salvé vidas en Estados Unidos. Esto es un linchamiento, pero luego se sabrá la verdad. Estados Unidos es responsable de lo que me pasa aquí. Por favor déjame en el MDC. Ojalá cesen las persecuciones políticas”, clamó. Antes de decirle a modo de ultimátum que le quedaban tres minutos para continuar con su presentación, Hernández continuó: “A algunos en el DEA No les gustó lo que hice. Simplemente dejaron pasar las cosas… Conocí al general Kelly. Derribamos aviones, dijeron al Congreso. Pero esta evidencia fue excluida. Se cree que el traficantes de drogas… Gracias, señor juez”, concluyó.

Tres meses y medio después de ser condenado por tráfico de drogas y armas, Hernández pudo conocer su sentencia este miércoles.

Un jurado popular lo declaró culpable el 8 de marzo de tres cargos de tráfico de drogas y armas, lo que le supuso una pena de cadena perpetua, al igual que otros acusados ​​en el mismo caso, incluido su hermano. Juan Antonio Hernández o su estrecho colaborador, Geovanny Fuentes, sin embargo, para asombro de todos, su castigo fue más benévolo que el del resto de la llamada conspiración.

By David Arredondo

Articulos Similares